Bienvenido (a): Invitado!     Registrarse /  Inicia sesión
Venezuela - 06 de Diciembre del 2016  
INICIO  
Correo electrónico:
Contraseña:
 
  
Regístrese Aquí
Recuperar Contraseña

Noticias más recientes:
 


Escasez de insumos complica mercado inmobiliario en la Isla de Margarita

Foto: El Sol de Margarita
Venezuela  /  El presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, Carlos Alberto González, aseguró que una de las principales dificultades que encuentra ese sector en Margarita es la falta de los materiales esenciales para la construcción de proyectos para el mercado primario, reseña El Sol de Margarita.

González, quien estuvo en la Isla para juramentar la nueva directiva de la Cámara Inmobiliaria de Nueva Esparta, la cual quedó presidida por Carolina Flores para los próximos dos años, afirmó que ese sector lleva 25 trimestres en “caída libre” y no se vislumbra una recuperación en el corto o mediano plazo.

Admitió que pese a todo eso, el mercado inmobiliario insular había mantenido ciertas ventajas con el resto del país, pero actualmente la oferta en el mercado primario y secundario es inexistente, al igual que los inmuebles para arrendamiento.

A eso se suma la falta de confianza y seguridad jurídica, lo cual aleja a los inversionistas, aunque no duda que Margarita será una de las zonas con más pronta recuperación en caso de cambios a nivel económico, pero más rápido con cambios políticos, según expresó González.

“El escenario inmobiliario de este año es dramático en todo el país”, expresó al solicitársele un balance del sector para el cierre de 2016.

Dejó claro que aun cuando el precio del dólar se multiplicó por tres en las últimas semanas, los precios en el mercado inmobiliario no han ido a la par, sino que paradójicamente han bajado la misma proporción en divisas e incluso en bolívares, producto de la inflación galopante.

Aseguró que actualmente al 80% de los venezolanos apenas les alcanza para comer, mientras un 10% hurga entre la basura para alimentarse, por lo que mal pueden tener aspiraciones de adquirir soluciones habitacionales.
El presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela deploró la decisión de las autoridades del Servicio Autónomo de Registros y Notarías (Saren) de impedir que las negociaciones se hagan a través de las notarías públicas del país.

Indicó que desde el punto de vista de la legalidad, la medida es inconstitucional porque siendo un ente administrativo, no puede estar por encima del Código Civil, de la Ley de Notariado o del Registro Público.

Reiteró que un órgano administrativo no puede impedir que las personas negocien sus bienes raíces como lo deseen, incumpliendo el artículo 20 de la Constitución Nacional, que así lo estipula.

En lo que respecta a la practicidad, González indicó que desde hace muchos años, para ese sector ha sido preferible hacer las negociaciones a través de los registros e incluso mencionó que el 80% de las transacciones de bienes raíces se venía haciendo por esa vía.

Cruces por la nueva Ley de Alquileres

El proyecto tiene media sanción del Senado y espera su tratamiento
Argentina  /  La llamada Ley de Alquileres sigue en el ojo de la tormenta. Como si se tratara de una pelea de boxeo, en una punta del cuadrilátero están los inquilinos. Enfrente, su rival: la inmobiliaria. Si bien todavía falta la media sanción en Diputados, la puja sobre cómo se fijarán los precios es el tema central del debate.


"El régimen de actualización de precios tendrá que adecuarse a un promedio entre el índice de precios y el de salarios. Hoy decide el sector inmobiliario, que amenaza con un golpe de mercado en caso de correrlos", le contó a este medio Gervasio Muñoz, representante de Inquilinos Agrupados.

Sin embargo, ese es el punto central que pretenden cambiar desde la Cámara Inmobiliaria Argentina. "Nosotros vemos al año como algo muy largo en la distancia. Por eso pedimos no dejarlo dilatar tanto, y buscar el índice de actualización que convenga a las partes. Para esto tenemos el Indec mensual, por ejemplo", detalló Alejandro Bennazar, presidente de la CIA.

Para Muñoz, "vamos a una crisis habitacional en el corto tiempo" ya que "muchos siguen firmando contratos con aumentos del orden de 40-50% para iniciar y de 12 a 15 por ciento semestral. Si se aprueba la ley, alquilar sería como en cualquier parte del mundo. Acá los inquilinos somos rehenes de la decisión del mercado inmobiliario; nos mudamos cada dos años; se destina más de la mitad del ingreso en el alquiler; te piden muchos requisitos. Por eso creemos que la ley también beneficiará al mercado inmobiliario".

De todas maneras, la CIA está con la sangre en el ojo. "No fuimos convocados a la mesa de diálogo. Estos días mandamos las últimas cartas a senadores y diputados para que entiendan nuestra postura", dice Bennazar, quien no considera que Diputados (en caso de aprobar la ley) no escuche la interpretación de las inmobiliarias.

"Apoyamos el sinceramiento del mercado y sabemos que hay que aggionar las leyes, pero creemos que debemos ser consultados", siguió.

Pero no todo son oposiciones. Tanto los inquilinos como las inmobiliarias (agrupadas en la Cámara nacional) creen que está bien el contrato por tres años, unos de los puntos que se debate en la nueva ley. "Nosotros trabajamos con líneas de créditos para los inquilinos porque queremos que ellos, en el mediano plazo, sean propietarios", dijo Bennazar.

En esa línea, para Muñoz "es importantísimo que los contratos de alquiler para vivienda pasen a tener un plazo mínimo de tres años" a pesar de que "hoy en día las mayores consultas vienen de la mano de la rescisión del convenio".

Por otra parte, Gervasio Muñoz destacó que cree que la media sanción que falta de Diputados se aprobará en los próximos días.

Por Luciano Bugner
@lucianobugner
 
 

Las condiciones óptimas de la vivienda en México

Fuente: www.excelsior.com.mx
México  /  Una mirada a otra parte de la realidad: La OMS indica que una vivienda adecuada es aquella que provee protección contra enfermedades transmisibles, traumatismos, intoxicaciones y enfermedades crónicas.

Para definir lo que es la vivienda digna o adecuada hay tantas opiniones como formas de vida, y aunque seguramente todos coincidiremos en que lo ideal es contar con habitaciones espaciosas, grandes jardines, áreas de servicio separadas y comodidad en cada rincón, la realidad nos dice cosas muy distintas. Pocas son las viviendas que pueden contar con estas características, y si bien esta diferencia surge a partir de la diversidad socioeconómica de nuestro país, sí existen leyes, reglamentos y tratados que señalan las condiciones mínimas favorables con que deben cumplir, respondiendo a factores como protección ante el medio ambiente, cuidados de salud y hábitos culturales de cada región y comunidad.

La Organización Mundial de la Salud indica, en sus Principios de Higiene de la Vivienda, que una vivienda adecuada es aquella que provee protección contra enfermedades transmisibles, traumatismos, intoxicaciones y enfermedades crónicas, por lo tanto debe contar con materiales no tóxicos, una correcta impermeabilización y protección del clima.

Debe contar con espacios que reduzcan al mínimo el estrés psicológico y social, debe contemplar una mejora del entorno habitacional y debe proteger especialmente a las poblaciones expuestas o en condiciones de vulnerabilidad. Así mismo, la Organización de las Naciones Unidas dicta el derecho universal a una vivienda adecuada, la cual señala, entre otras cosas, el derecho a la seguridad de la tenencia, a la disponibilidad de servicios, materiales, instalaciones e infraestructura, a la accesibilidad y a la adecuación cultural, puesto que cada comunidad cuenta con sus propios hábitos y costumbres para morar y convivir en comunidad.

De estos tratados internacionales, que buscan ante todo el bienestar de la humanidad, se desprenden las constituciones, leyes y reglamentos de edificación en los tres niveles de gobierno que en México nos rigen. De esta forma encontramos que una vivienda digna, a la cual se refiere la Ley Federal de Vivienda, indica que ésta debe contar con espacios habitables en donde se desarrollen actividades de reunión o descanso, con dimensiones mínimas de superficie, altura, ventilación e iluminación natural, un baño como mínimo, cocina, una estancia-comedor y dos recámaras, además de espacios auxiliares como zonas de trabajo, higiene y circulación.

Cada reglamento municipal determina numéricamente lo que las viviendas de su región deben contemplar: alturas mínimas respecto a la vialidad, ubicación de ventanas, integración de patios de luz, distancia entre el límite de la propiedad y el acceso a la vivienda, entre muchos otros datos. Pero ¿realmente las viviendas en nuestro país cumplen con todos esos acuerdos?, ¿podríamos considerar que efectivamente todas las viviendas en México son dignas y adecuadas? Y, sobre todo, ¿responden realmente a las necesidades de cada habitante o cada comunidad?

Ciertamente no existe uniformidad en cuanto al bienestar habitacional para todos los mexicanos, pues así como existen grandes y lujosos conjuntos habitacionales en zonas de alta plusvalía, existen también zonas irregulares que nacieron por la necesidad de grupos en condiciones de vulnerabilidad y sin acceso a prestaciones para vivienda.

También existen los grandes desarrollos urbanos cuyo diseño es la réplica de un modelo de vivienda con medidas mínimas pero a muy bajo costo constructivo, y que muchas de las veces no cumplen con los requerimientos que exige la Ley Federal de Vivienda, mucho menos la OMS o la ONU, pero que son las únicas opciones a las que tienen acceso millones de mexicanos trabajadores.

Para poder acercarnos a esta realidad debemos comenzar por cuestionarnos qué significa habitar. “Habitar, para mí, es pertenecer a un lugar en el que el espacio inmediato es capaz de responder a mis necesidades, pero también refleja quién soy y cómo participo en mi entorno. Habitar es interactuar, es sentirse parte de esos espacios y que éstos nos permitan encontrar un lugar propio, único, en armonía con todo lo que nos rodea”, comenta el arquitecto Juan Carlos Loyo, de Juan Carlos Loyo Arquitectura. Él no habla de metros cuadrados ni de condiciones materiales sino de percepción, de las sensaciones que el hábitat produce, incluyendo no sólo a la vivienda sino al entorno mismo, a la interacción que como seres vivos tenemos con él, y a la apropiación que llegamos a hacer con nuestro espacio.

Estos conceptos, percepción, sensación, interacción, se relacionan fuertemente con el bienestar y la calidad de vida, la cual es “un concepto extremadamente subjetivo y muy vinculado a la sociedad en que el individuo existe y se desarrolla”, nos comenta la arquitecta Jacqueline Zago Hurtado, directora de Arkiza Arquitectos. Para ella, “una vivienda digna debe proporcionar aislamiento frente a las condiciones climáticas (…), tener una estructura segura (…), contar con servicios básicos (acceso a agua potable, desagües, energía) y estar ubicada en entornos plenamente equipados, en barrios dotados de servicios urbanos, accesibles, con espacios intermedios de relación que permita la comunicación vecinal”.

La arquitecta Zago habla de viviendas ubicadas en “ciudades vivas”, en donde el desarrollo personal y familiar sea posible a plenitud, además de brindar seguridad jurídica al habitante. El arquitecto Loya complementa: “no se trata de metros cuadrados, la dignidad se refleja en las condiciones para el desarrollo humano y para el bienestar social”.

Cada vivienda sin embargo, y a pesar de las condiciones culturales de cada región y comunidad, exige ciertas particularidades dependiendo de sus habitantes, de sus edades, condiciones de vida y preferencias. Por lo tanto, menciona el arquitecto Loyo que deben buscarse sistemas de diseño y construcción que permitan ofrecer soluciones a estas particularidades, sistemas incluyentes y flexibles. La arquitecta Zago indica que algunas normas establecen un mínimo de 16 metros cuadrados por habitante de la vivienda, mientras que otras establecen el doble. Sin embargo, la realidad nos muestra algo totalmente distinto en algunos casos, en donde familias de más de cuatro integrantes conviven en una vivienda de apenas 34 metros cuadrados y sólo un dormitorio.

A esta problemática se integra una más: la informalidad e irregularidad de muchas zonas habitacionales que responden a condiciones de marginalidad y pobreza y que fueron edificadas muchas veces a la voz de especuladores, sin el debido estudio de la vocación y uso del suelo y sin buscar un mínimo de condiciones seguras para la construcción.

En el caso de las viviendas de interés social, cuyo desarrollo se contempla en grandes conjuntos habitacionales que abarcan enormes superficies en las periferias de las ciudades, se llegan a ofrecer terrenos de apenas 75 metros cuadrados con viviendas de 40, incluso de 34 metros cuadrados, con frentes de 5 metros por 15 de profundidad. Además de estas condiciones, por lo general los materiales son de baja calidad, existe infinidad de vicios ocultos, las zonas se encuentran muy alejadas del centro de las ciudades, de los trabajos, de las áreas comerciales, de las escuelas y de los centros de salud, convirtiéndose “en la práctica, en un lugar solo para ir a dormir, al que se sale y se llega después de largos trayectos de transportación”, comenta la arquitecta Zago.

Respecto a la relación que mantienen las prácticas constructivas y de diseño con lo que se considera vivienda digna, la arquitecta Zago puntualiza que “el modelo actual de vivienda en México parece ser anticonstitucional. La construcción (…) se ha dejado en manos de grandes empresas que en la práctica actúan como un oligopolio que ha acaparado las reservas de tierras, impuestos a los precios de la viviendas, la calidad y el tamaño de las mismas, así como el emplazamiento de los hogares para los sectores con menores recursos del país, según el consultor y ex funcionario del sector Jesús García Rojas”.

Menciona que dejar el problema de la vivienda al interés de la iniciativa privada o a la obtención de ganancias puramente económicas, produce efectos sociales adversos para la mayoría de la población, especialmente para los sectores más pobres, generando un crecimiento caótico y desordenado de las ciudades, condenando a la marginalización, a la especulación, a la irregularidad de las viviendas con nulas condiciones de salud, protección, resguardo y confort, en zonas muy apartadas, sin servicios, con mala calidad constructiva, con espacios minúsculos propiciando hacinamiento, problemas psico-emocionales, sociales, culturales, económicos y culturales.

A este respecto, el arquitecto Loyo menciona que, si bien existen estándares regulados, es necesario enfocar el trabajo de la vivienda en los ambientes diseñados, observar los detalles para encontrar soluciones espaciales que realmente respondan en tiempo, forma y costo a los retos de vivienda en nuestro país. “La vivienda no sólo se debe observar como un objeto aislado, tenemos que abrir la visión y entender los conjuntos, ver cómo la inserción de una vivienda afecta a la ciudad y cómo esta puede y debe ofrecer mejores condiciones de vida para las personas dentro y fuera de ella”.

El arquitecto Loyo finaliza con la invitación a abrir el diálogo y buscar las mejores soluciones, para que las alternativas constructivas y de desarrollo urbano sean discutidas y valoradas, trascendiendo y reconfigurando las normas y reglamentos que han llegado a ser obsoletos o que son simples réplicas de sistemas sociales distintos a la multiplicidad cultural de nuestro país, convirtiendo su aplicación en un absurdo que se manifiesta en esta realidad. Deben escucharse las necesidades de las personas, conocer las condiciones de los entornos y no limitarse a modelos replicados.

Más allá de las condiciones óptimas señaladas por las políticas públicas y las normas nacionales e internacionales, más allá incluso de quienes cuentan con la posibilidad de acercarse a profesionales para adquirir una vivienda que responda a sus muy particulares necesidades y a su entorno, es necesario revisar el concepto de vivienda digna desde todas sus aristas y contrastarlo con la realidad de la vivienda popular en México, reparando en cada aspecto, desde el económico hasta el social y el cultural, y pensar realmente en que quienes habitan esas viviendas son ciudadanos, personas que trabajan y luchan día a día por un mejor lugar para sus hijos. Es necesario, pues, revisar, proponer y reconfigurar la vivienda en México.

Joelia Dávila
Anuncie sus Inmuebles
Publique su clasificado con todo detalle y hasta 10 fotos
Noticias para su sitio web
Agregue en su blog o página web un resumen de noticias inmobiliarias.

 
 
Panamá
Expo Inmobiliaria ACOBIR 2017
  • Fecha: 25/01/2017 al 29/01/2017
  • Organizado por: Asociación Panameña de Corredores y Promotores de Bienes Raíces (ACOBIR)
  • Tipo: Congreso
  • Lugar: Centro de Convenciones ATLAPA
  • ver información completa »
    ver todos los eventos »
     
    ;
     
    Buscar Inmuebles:

    - Apartamentos en venta en Caracas
    - Apartamentos en venta en Valencia
    - Apartamentos en alquiler
    - Casas en venta en Caracas
    - Casas en venta en Valencia
    - Casas en alquiler
    - Oficinas en venta en Caracas
    - Oficinas en venta en Valencia
    - Oficinas en alquiler
    - Locales comerciales en venta en Caracas
    - Locales comerciales en venta en Valencia
    - Locales comerciales en alquiler
    - Town Houses en venta
    - Town Houses en alquiler
    - Terrenos en venta en Caracas
    - Terrenos en venta en Valencia
    - Edificios en venta
    - Buscar más inmuebles...



    AVISO IMPORTANTE:

    Este Portal Inmobiliario (sitio web) es un producto de Servicios InmoSoft, C.A., (la empresa) RIF J-30494154-4. Todos los derechos reservados.

    La empresa NO participa como parte ni intermediaria en ninguna de las operaciones de los inmuebles y proyectos anunciados en este sitio web. La empresa NO se hace responsable por la información suministrada por los usuarios de este sitio web, en los anuncios publicados (calidad, cantidad, estado físico, legitimidad, financiamiento, datos personales y cualquier otra información incluida en la publicidad del inmueble o proyecto). Igualmente la empresa NO comparte ni se hace responsable por los comentarios y opiniones emitidos en este sitio web. Los anuncios, comentarios y opiniones aquí publicados son exclusiva responsabilidad de quién los escribe. Ver Términos y Condiciones de Uso de este sitio web.

     
      www.software-inmobiliario.com como página de inicio  
     
    Inicio  |   Registro  |   Contáctenos  |   Mapa del Sitio
    Software  |   Mercado Inmobiliario  |   Directorio  |   Servicios  |   Herramientas  |   Noticias  |   Eventos  |   Indicadores